Get Flash to see this player.

Las drogas

Las drogas

Un alarmante en la proliferación del VIH - Sida


Las trabajadoras sexuales y el vínculo con el uso de drogas intravenosas representan un reto para la prevención del VIH, coinciden profesores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico

Aunque en la actualidad no hay datos sobre cuántos casos de VIH - Sida en Puerto Rico pueden relacionarse directamente al contacto con trabajadoras del sexo, es una realidad que algunas usuarias de drogas se prostituyen para comprar los narcóticos.

“Es un problema relativamente serio, depende de cómo se vea. El trabajo sexual es una de las herramientas para obtener dinero y conseguir la droga”, expresó la doctora María del Carmen Santos Ortiz, profesora del Programa Graduado de Educación en Salud.

Indicó que un problema para algunas de estas mujeres es que los efectos de la droga “les impide negociar el uso del condón o de cómo se va a llevar la relación sexual”.

“Es un reto porque es una población que, a veces, no reciben una atención adecuada por la falta de acceso. Muchas veces se les discrimina cuando van a buscar los servicios médicos, son estigmatizadas y por eso no buscan el servicio”.

Identificar factores de riesgo


En términos similares se expresó el profesor Carlos Rodríguez Díaz, quien trabaja en programas de prevención de la enfermedad.

“Desde la perspectiva de prevención, el gran reto es identificar claramente cuáles son los factores de riesgo para el aumento en los casos de VIH - Sida entre hombres heterosexuales y, a su vez, contar con los recursos económicos para promover prácticas sexuales seguras y reducir riesgo entre las poblaciones involucradas”, dijo.

Rodríguez Díaz aclaró que el factor de riesgo primario en las usuarias de drogas que se prostituyen no es simplemente el contacto sexual, sino el uso de drogas.

“Es posible que los nuevos casos que se asocian a trabajadoras del sexo y hombres heterosexuales mayores de 60 años estén altamente relacionados con el factor de riesgo de uso de drogas intravenosas, debido a que tanto hombres como mujeres pueden practicar el intercambio de sexo por dinero como medio de adquirir los recursos para mantener su adicción”, indicó.

Entre 2003 y septiembre de 2007, el Sistema de Vigilancia de VIH registró 556 casos de hombres mayores de 50 años, 195 de los cuales fueron por contacto heterosexual, lo que representa el 35%.

De los 7 mil 213 casos de VIH desde 2003 hasta septiembre de 2007, 36.2 por ciento son por el uso de drogas, 30 por relaciones heterosexuales, y un 12.1 por contacto homosexual.

Esos 7 mil 213, unos 238 ocurrieron entre la población de 60 años o más.
ImprimirEnviar a un amigo
¿Quienes somos?|Punto "G"|CEDOC|Capacitación|Alcance Geográfico|Contáctos|Noticias|Galeria|Enlaces|Escribanos