Get Flash to see this player.

Zonas erógenas femeninas

Zonas erógenas femeninas

Las más importantes


Existen muchas otras zonas que las habituales, las cuales podrían resultar tanto o más excitante. Sepa cuáles son y qué hacer con ellas.


Así como usted ama cuando su mujer se pone sobre su espalda para darle un masaje profundo, a ella también le encantaría que usted acariciaría su cuerpo en otras áreas, además de los senos, la vagina y la cola.

Por supuesto, esto no quiere decir que las mujeres no aprecien ser tocadas en las áreas genitales, pero, de vez en cuando, siempre es bueno probar algo diferente.

Pies


Tanto si desea iniciar la relación sexual como si simplemente quiere ayudarla a relajarse luego de un día movido, el frotarle los pies logrará cosas increíbles. Utilice algún aceite de masaje o crema para el cuerpo, y comience frotando cada uno de los dedos hasta llegar al talón. El consejo: asegúrese de frotar sus pies con mucha presión, para no hacerle cosquillas.

Tobillos


Tanto si hace el amor como si sólo está comenzado con unas caricias estimulantes, coloque los tobillos de ella en sus hombros y frótelos con masajes fuertes, con las manos hacia atrás.
Acarícielos con sus manos y luego béselos, de un lado al otro. Un consejo: haga pequeños círculos con sus dedos para agregar erotismo. En este caso, nunca debe usar sus dientes.

Detrás de las rodillas


Si ella está de espaldas, levántele una pierna a la vez, para acercarse y besarle la parte trasera de la rodilla. Bese suavemente todo esa área, y sus partes circundantes. El consejo: no mordisquee con mucha presión, ya que esta área es más sensible a los toques suaves.

Abdomen


Ponga su cabeza frente a ambos lados de la cintura, y bese el abdomen de un lado al otro, de forma esporádica, para mantener la sorpresa sobre los lugares que besará. El consejo: Pase la lengua alrededor de su ombligo y frote suavemente la punta de su nariz en él.

Espalda


Una de las cosas más esplendidas para las mujeres es darles vuelta boca abajo, y besarles suavemente la espalda, comenzando lentamente por su nuca y finalizando en la entrada de sus glúteos. El Consejo: Trate de que los besos y lamidos sean lentos y suaves, apenas rozando la piel.

Muñecas


Nuevamente, con las palmas de ella hacia arriba, toque sus muñecas con las puntas de sus dedos, así como también los antebrazos, al tiempo que le habla de cosas lindas. Después de unos pocos minutos de caricias, use los labios, los dientes y la lengua. El consejo: Mientras besa la muñeca, sostenga con su mano la de ella, contra su cara.

Cuello


Tanto con las manos o la boca, a la mayoría de las mujeres les encantará que les corra el cabello lejos de la nuca, para acariciar esta zona suavemente, besarla, lamerla y mordisquearla levemente.

Orejas


Acérquese a su oreja y cuchichíele algo como, “esta noche es tu noche”, para luego tomar su lóbulo con la boca y dejar que sus labios húmedos se deslicen por toda la oreja. También puede mordisquear suavemente los lóbulos. El consejo: Antes de hacer esto, separe con sus manos el cabello de ella lejos de su oreja.
ImprimirEnviar a un amigo
¿Quienes somos?|Punto "G"|CEDOC|Capacitación|Alcance Geográfico|Contáctos|Noticias|Galeria|Enlaces|Escribanos