Get Flash to see this player.

Rechazan a niña por tener VIH

Rechazan a niña por tener VIH
Ser pintora es una de sus ilusiones, para esta niña de cinco años, que sólo pudo asistir un día a la escuela, porque la presión de los padres de familia de ese centro educativo obligó a su abuelita a que la retirara de clases.

Los sueños de una niña de cinco años, quien desea ir a la escuela para jugar con otros menores y pintar, se han visto frustrados por el temor de padres de familia que la ven como un peligro para sus hijos.


La discriminación que sufren las personas que conviven con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), ha quedado en evidencia en León.


La menor fue retirada de su preescolar porque otros padres de familia se opusieron a su presencia. Uno de los padres de familia intimidó a la abuelita de “Flor” (así la llamaremos, con este nombre ficticio), diciéndole que si la llevaba cerrarían el preescolar y que el Ministerio de Salud (Minsa) se la podía quitar.


DESEA ESTUDIAR


A sus cortos cinco años, “Flor” desea estudiar, pero sólo un día pudo ir al preescolar. Su mamá falleció cuando ella tenía tres años, y su padre, con quien no tiene contacto, se encuentra grave a causa de la misma enfermedad. La menor está a cargo de su abuela materna, quien sufre al pensar que la niña sea despreciada.


La noche del miércoles una comisión integrada por representantes del Centro de Información en Asesoría en Salud (Cisas-León), la Procuradora Especial para los Derechos de la Niñez y Adolescencia, Norma Moreno, y padres de familia del preescolar, se reunieron con la delegación del Ministerio de Educación.


“Hablamos largamente sobre el asunto y llegamos a la conclusión de que a la niña no se le puede coartar ese derecho a la educación y que se le va a reintegrar. Reafirmo que no ha sido el Ministerio de Educación (el que se opone) sino algunas personas”, dijo Víctor Gutiérrez, director del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas-León).


CHARLAS ORIENTADORAS


Gutiérrez reconoce que el temor de los padres es normal, y se acordó que se brindarán charlas para que conozcan sobre la enfermedad y explicar que no deben tenerle miedo a la menor.


“Es absolutamente normal y válido que la gente tenga temor ante una situación que para ellos es desconocida, porque lo único que sabe la gran mayoría es que el sida (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) mata y no tiene cura”, señaló el director de Cisas.

A pesar de lo que se acordó en la reunión, la abuelita de “Flor” siente tristeza de que padres de familia puedan retirar a sus niños del centro o le hagan desprecios a su nieta. Ellas viven en un barrio de León, en una casita sencilla donde venden leña para subsistir.


PUEDE VOLVER A LA ESCUELA


Ayer fue visitada por el delegado municipal del Ministerio de Educación, Rafael Ruiz, quien le orientó a la abuelita de “Flor” que a partir del lunes llevara nuevamente al centro a la niña.


“Flor” sabe los colores y pintar es una de las cosas que más le gusta. “Quiero ser pintora”, dice sonriendo. La niña se encuentra con tratamiento y de momento su estado de salud es estable.


“Ella tiene toda una vida por delante, si se cuida, se alimenta y se le dan las medicinas”, comenta Gutiérrez.


La pequeña forma parte de un grupo de autoayuda integrado por 17 personas de León que tienen sida y que reciben el apoyo de Cisas.


Aunque la niña es bastante juguetona, tiene poco contacto con otros menores, porque en el barrio donde vive, los vecinos muy poco dejan que se acerque a jugar con sus hijos.


LAS CIFRAS


El Ministerio de Salud (Minsa) reporta en León 146 portadores, desde 1990, de los cuales un 60 por ciento ya falleció, incluyendo dos niños.

Según las estadísticas, se contabilizan tres niños con sida en León, uno de ellos es “Flor”, quien es la más grandecita.

Sólo en el 2006 se registraron 24 casos nuevos y en el primer mes del 2007 hay cinco nuevos portadores.

ImprimirEnviar a un amigo
¿Quienes somos?|Punto "G"|CEDOC|Capacitación|Alcance Geográfico|Contáctos|Noticias|Galeria|Enlaces|Escribanos