Get Flash to see this player.

¿Cuánto se acepta diversidad sexual en Nicaragua?

¿Cuánto se acepta diversidad sexual en Nicaragua?
En América Latina, la aceptación de la diversidad sexual está aumentando. En los países más en las periferias del mundo latino, en Argentina y en México D.F. las parejas del mismo sexo hasta pueden casarse. ¿Cómo es el respeto en Nicaragua a favor de la comunidad gay o transgénero?

Según la procuradora Especial de la Diversidad Sexual, María Samira Montiel Sandino, el país todavía está lejos de la franqueza que muestra Argentina o México. Confirmó que existen tres o cuatro bares gay en Managua. “Es muy poca realmente comparado con la población y el hecho de que existen bares gay, que se permiten los concursos de miss gay, miss trans no significa que hay un respeto.” Sobre matrimonios entre personas del mismo sexo todavía ni quiere pensar. “En Nicaragua, se deben respetar, en primer lugar, los derechos humanos de las personas de la diversidad sexual. Los gays, lesbianas, trans y bisexuales, son ciudadanos y por lo tanto se les debe reconocer sus derechos de ciudadanía”, explicó Montiel que fue nombrado en noviembre pasado como primera persona encargada de la nueva agencia de la procuraduría.

Discriminación por uso de maquillaje


Mucha discriminación se siente todavía en el acceso a la salud, el derecho del empleo y el derecho de expresarse, dijo Marlene Vivas, que caminó en la marcha del Día Internacional de la Mujer. En la marcha, Vivas con cuerpo de hombre pero ropa de mujer y maquillaje, se siente libre para manifestar su sexo elegido. Ella se considera “una transfemenina”. Es Directora Ejecutiva de la Asociación por los derechos de la diversidad sexual Nicaragüense, Adeseni, una de las cuatro redes transgéneros que hay en Nicaragua y cuales participaron en la marcha del 8 de marzo. “Si yo llego a buscar un trabajo como “Marlene Vivas”, no me dan el trabajo por el hecho como de vestirme y expresar mi identidad”, dijo Vivas.

Samira Montiel confirma este hecho: “Sabemos que el acceso al trabajo es muy difícil sobre todo cuando está visible la preferencia sexual”. Este tipo de discriminación es prohibido por ley nicaragüense, dijo que existe una penalización específica por discriminación en el ámbito laboral por opción sexual.” Lo difícil es que las empresas normalmente no dicen, no te damos el trabajo o te despedimos porque eres una lesbiana o porque eres trans, entonces esto tiene que ir en un proceso de investigación”.

Invitan a hacer denuncias


Desde noviembre del año pasado la gente que siente discriminación puede hacer denuncias por teléfono, pasar en la procuraduría o escribir un correo electrónico. Luego la procuraduría investiga para saber si hubo una violación al derecho, “si existe el hecho y encontramos que hay violaciones, se sanciona a esta empresa, institución o persona y también funcionarios.”

A pesar de que este servicio es gratuito solamente han llegado “grosso modo”, 8 denuncias en los tres meses que existe la agencia especial. Eso es debido a la joven institución y a la desconfianza en el estado, señaló Montiel. “Mucha gente piensa que una denuncia no va a traer ninguna resolución”, dijo Montiel. “El número es muy pequeño pero el hecho de tener unas ya es importante porque significa que ellos se dan cuenta que existe un organismo donde se puede ir a denunciar”.

Un factor grande además es que no hay cultura de denunciar una discriminación. Hasta julio de 2008 en Nicaragua las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo se castigaba con prisión, pues el antiguo código penal lo calificaba como sodomía. “Antes las personas con opciones sexuales diferentes tenían que esconderse, tener una vida secreta”, explica Montiel. Para tener la imagen más grande sobre lo que ocurre en Nicaragua con la diversidad sexual, la procuraduría observa los medios nacionales y si hay hechos de violaciones de derechos humanos de un ciudadano o una ciudadana, ellos también investigan.

Gobierno no acepta cambio del sexo


De la ley desapareció esta discriminación, pero no desapareció de la sociedad. “En Managua todavía hay un alto nivel de discriminación hacia la comunidad lésbico, gay, trans”, lo sabe la procuradora, que es lesbiana y que además se considera “la lesbiana más pública en Nicaragua”. Muchas están excluidas de sus familias y también de la sociedad. Este rechazo sufrió Carlos Oliveras, de 38 años. Carlos nació como niña, entonces su nombre de pila es Carla, pero a los 12 años, con el desarrollo de su cuerpo, cambió a un masculino. Dice que con ocho años se dio cuenta de que se sentía diferente.

“Ya con 10 años rehusé ponerme faldas, siempre me gustó ropa de varón y en la escuela siempre me llamaban la atención los juegos de los muchachos.” Cuando su familia se dio cuenta de su cambio y de su gusto de hombres, le “dieron la espalda”. No sentía el apoyo de ellos, “y mucho menos de la sociedad porque la gente es tan discriminativa.” Carlos se considera un transmasculino. Sin embargo, según la doctora Yelba Jarquín, de la fundación Xochiquetzal, él es un intersexual (vea recuadro). Carlos, que tiene el cuerpo de hombre y rostro femenino, dice que “mi forma de ser y actuar es todo de un varón”, pero la cédula de identidad todavía lleva el nombre de niña. “Por eso vamos a seguir luchando, a ver si el Estado va a aceptar que aquí también hay transgéneros y que ellos no se identifiquen por su nombre original”, dijo Carlos, quien participó en la manifestación.

Desconocidas las cifras de trans y gays


No se sabe cuántos gays y trans viven en Nicaragua. “Lamentablemente no existe un registro, porque hace poco la gente cometió un delito, besar a una persona del mismo sexo, estuvimos una población no visible”, explicó Montiel. Sólo se puede calcular con las personas que participan en las redes de trans. Rubi Paiz Linarte, Vicepresidenta de Amglim, Asociación Movimiento Gay Lésbico Intermunicipal, otra organización transgénero que tomó parte en la manifestación, cuenta con 2 mil transgéneros a nivel nacional. En esta marcha participaron 124 trans y homosexuales. La transfemenina de 22 años que se siente atraída por los hombres dijo que “hay muchos homosexuales y transgéneros que no se relevan por un complejo” y por eso hay las redes para que salgan del escondite. Tenemos que levantarnos para protegernos a nosotras mismas.”

La sociedad “fallacéntrica”


Según la procuradora Montiel, ella pertenece a las personas más vulnerables en la sociedad. “Incluso dentro la propia diversidad sexual existe la discriminación de los géneros. En la cabeza de la lista son las lesbianas y las transfemeninas. Nuestra sociedad sigue siendo una sociedad fallacéntrica. Por el hecho de no tener el genital masculino, un hombre aunque sea gay, sigue siendo un hombre. Valorando socialmente como hombre.”

Las transfemeninas y lesbianas marcharon en la manifestación contra esta “doble discriminación”. La lesbiana Irene Estrada, que también participó en la marcha, contó que desde cuando tenía ocho años supo que le gustaron las chicas. Pero que la familia la presionó estar con un hombre y entonces tuvo una hija. “Pero ahora estoy con mi pareja mujer, desde hace nueve años y mi familia respeta mis derechos.” Pero sigue sintiendo la discriminación en la vida cotidiana. “Cuando mi novia y yo nos besamos en la calle, los hombres que pasan dicen “estas dos mujeres son unas cochinas, chanchas” y empiezan a decir “vení mujer, te voy a hacer mujer completa.” Dice que es por eso que están aquí. “Queremos que nos respeten, tanto como somos y como nos sentimos”, demanda Estrada. “Me siento lesbiana y siempre seré lesbiana hasta que la muerte me lleve.“

“Ser gay no significa ser mujer”


El gay Fernando, de 24 años, no quiere revelar so nombre entero y no participó en la marcha. “Me siento bien con mi sexualidad.” Antes tenía novias, pero a los 17 años descubrió que le gustaban los hombres. No se nota de una mirada que es homosexual, hasta muchachas se enamoran de él, dijo. “Creo que soy más atractivo en ropa masculina. Tenía pareja con la fantasía de que me pusiera una falda, pero a mí no me gusta. Ser gay no significa ser mujer”. Tiene novio pero aunque su familia sabe que es gay, no lo lleva a su casa, porque su madre es conservadora y religiosa. Aunque no sufre fuertes insultos en su vida cotidiana, siente que todavía no hay equidad comparado con una pareja heterosexual. “No tengo libertad, por ejemplo, de agarrar la mano de mi novio en la calle o que me chinee como lo hacen las parejas heterosexuales. Cuando nosotros vamos en bus siempre sabemos que hay unas personas que nos critican, que nos están viendo con una mala cara hasta pueden ser agresivos.”

Sociedad hipócrita


Muchos hombres en Nicaragua no quieren confrontarse con este rechazo público aunque les gustan los hombres. Fernando conoce muchos hombres casados en Managua que dicen que no son gay pero que tienen relaciones sexuales con hombres. “Dicen que es sólo por curiosidad. Delante de la mujer y los amigos hablan mal de los gays y se comportan como machos”.

Yelba Jarquín confirma esta doble moral. Estos hombres son bisexuales con su casa en orden porque aparentemente son heterosexuales, tienen una vida “normal”, son casados tienen hijos, pero a parte tienen una pareja masculina, un amante.

En la última investigación que hizo la fundación Xochiquetzal en Managua, en Masaya, en la RAAS, en la RAAN, y Chinandega, de 611 hombres entrevistados un 32 por ciento es bisexual. “Y generalmente sus parejas no se dan cuenta que tienen otra pareja masculina ni lo sospechan por ejemplo en la costa caribeña me dijo un hombre que realmente es homosexual, tenía 10 años de tener una relación estable con un hombre, pero además tiene su esposa y sus hijos.” La mayoría no se protege en la relación sexual y por eso dice Jarquín, la estadística de la VIH y sida apunta cada día más hacia las mujeres. Antes eran tres hombres por una mujer, hoy es casi uno a uno, explicó.

Sin embargo, la procuradora Samira Montiel ve un cambio en la sociedad nicaragüense. “La comunidad está viviendo su momento de mayor visibilidad en la historia. Más que nunca se está hablando de la comunidad trans, gay, lésbico hacia fuera. Y con el hecho que ahora existe una agencia Especial para la diversidad sexual, estamos dando primer paso para el reconocimiento hacia esta comunidad”, dice Montiel que sabe de lo que está hablando con sus 14 años de experiencias como activista para la comunidad, siempre con el riesgo que le metían en la cárcel.

Mujeres atrapadas en cuerpo de hombre


Según Yelba Jarquín, Directora del Área de Atención Integral de Fundación Xochiquetzal, en Nicaragua no hay transexuales, sólo transgéneros. Se necesita una intervención quirúrgica para hacerse transexual. Hasta ahora nadie tenía los recursos económicos para transformar su sueño en realidad, explicó Jarquín. Se habla en general de los trans.

“Es algo que puede ocurrir a cualquiera persona en la familia. En algún momento puede cambiar la preferencia. Muchos de los trans han sido heterosexuales y de repente pasan a ser transgénero”, explica la experta.

Transfemenina (dentro del grupo transgénero)


Se consideran mujeres entrampadas en cuerpo de hombre. No están satisfechas con su biología y por lo tanto su sueño es vivir, tanto sicológica como físicamente su identidad sexual como mujer. Las transfemeninas se cambian el nombre, se visten y se pintan como mujer. “La mayoría que yo conozco inyecta hormones para reducir el pelito facial y el vello púbico para disminuir las características masculinas o para aumentar un poco el volumen de mamas,” dice Jarquín.

Ellas quisieran un hombre que no sea homosexual. Hombres que tengan una vida heterosexual, aunque ellas tienen un cuerpo biológicamente de hombre. A ellas no les gustan los homosexuales.

Transexual


La transexual tiene las mismas características como la transfemenina. Pero su meta es vivir su vida hasta el final como mujer y llega hasta el grado de cambiar el sexo con una intervención quirúrgica.

Intersexual


“Un termino que se mezcla equivocadamente con hermafrodita”, explica la experta. La mayoría de los intersexuales nacen con un micro-pene y una pequeña vagina entonces en determinado momento puede desarrollar uno de los dos. Depende de que órganos se le desarrollen más. “Por ejemplo, si los hormones masculinos son los que dominan, en la pubertad le crece un pene. Y todavía queda una pequeña vagina. El problema es que entran en conflictos internos de su personalidad y su identidad y eso les causa frustraciones y algunas intentan de hacer suicidio”, señala Jarquín.

Hermafroditos sólo ocurren en algunas casos de peces, de corales o algunos tipos de plantas que tienen algunas células femeninas y masculinas al mismo tiempo, para que haya una autofecundación. No existe en la humanidad ningún caso.

Interhomosexuales


Además existen interfemeninas, por ejemplo un trans que se siente como mujer, pero además se enamora de mujeres y busca relaciones sexuales con ellas. Y lo mismo ocurre con hombres. intermasculinos: quieren sentirse como hombres pero además les atraen los hombres.

Homosexuales


Los gays y lesbianas pueden vivir toda su vida conforme con su sexo. Los hombres gays se visten como hombre, se dejan sus aspectos masculinos y su nombre. Únicamente tienen preferencia sexual por su mismo sexo. Lo mismo ocurre con las lesbianas.
ImprimirEnviar a un amigo
¿Quienes somos?|Punto "G"|CEDOC|Capacitación|Alcance Geográfico|Contáctos|Noticias|Galeria|Enlaces|Escribanos